martes, 13 de agosto de 2013

Proyecto Breaking Bad. 5 temporadas, 5 escenas


"La transformación del personaje principal; cogemos a nuestro héroe y lo convertimos en el tipo malo". De Mr. Chips a Scarface. Así habló Vince Gilligan recientemente, desarrollando el famoso guiño sobre la evolución de Walter White, al ser preguntado por The Hollywood Reporter sobre la aportación de Breaking Bad a la televisión, sobre qué faltaba en la pequeña pantalla que su serie estaba dispuesta a ofrecer. Mucho se ha hablado en estos últimos cinco años sobre las genialidades de la ficción (Alberto N. García remató hace poco con un excelente y definitivo artículo en el que actualiza el discurso de la empatía hacia el villano), y mucho más se hablará tras los siete capítulos finales en el horizonte. 

Nosotros comenzamos ahora el homenaje. Con cinco temporadas de retraso nos subimos a Breaking Bad desde el blog, desde donde hemos hablado de la caja lista contemporánea sin saber que grandes series de hoy en día, desde la whatthefuckeante imprevisibilidad de Homeland a la sangrienta osadía de Juego de Tronos, nacen de una manera u otra de la televisión alumbrada por Vince Gilligan. Antes de meternos en harina con retratos, reflexiones o los jugosos episodios finales, rendimos un pequeño tributo (con retraso, insisto) a las brillantes entregas previas y a la maestría narrativa de su equipo. Si tuvierais que elegir una escena representativa de cada temporada de Breaking Bad, ¿cuál sería?


1.7. Crazy Handful of Nothin' Gilligan/Mastras/Hughes

 

Walter White meets Heisenberg. Crazy Handful of Nothin', escrito por Vince Gilligan y George Mastras y dirigido por Bronwen Hughes, es quizá uno de los momentos más aclamados de Breaking Bad, y sin duda el más simbólico de su temporada debut, de la que fue penúltimo episodio. El tanteo de Vince Gilligan y su equipo con la cadena y la audiencia dio una entrega de ocho sólidos capítulos, una fórmula aún experimental –el juego entre lo normal y lo 'mitológico' que es hoy firma de la casa, el químico pringado y enfermo que juega a ser el dios de la droga– que dejó con muchas ganas de más, sobre todo en comparación con las entregas posteriores. La escena en que Walt llega a la cueva de Tuco Salamanca para reclamar su dinero y amenaza al cartel con uno de sus trucos de química es la cumbre de la temporada, la primera parada del profesor con escrúpulos morales hacia el despiadado Heisenberg –de hecho, es la primera vez que vemos a Bryan Cranston rapado–. Ya nada será igual. 


2.2. Grilled – Gilligan/Mastras/Haid

Para muchos, Grilled es mucho ruido y pocas nueces. Un capítulo estridente y aún así presente en todos los rankings tras el que se esconden joyas más reflexivas de la segunda temporada como Peekaboo, Phoenix o ABQ. Sea como sea, está claro que el episodio en que Walt y Jesse se enfrentan de manera definitiva a Tuco Salamanca (sobre todo esa escena en que deben rociar su comida de ricino para poder escapar, tan tensa como desternillante) fue una de las piedras angulares de la serie en su etapa inicial. Antes de la oscuridad de las dos últimas entregas, Breaking Bad puso en forma, también en lo visual, un humor negro muy afín a las buddy movies y al cine de acción más clásico. La segunda temporada remató la forma de narrar que definiría la ficción en adelante, el suspense logrado en las escenas iniciales y que culmina en el accidente de avión de la season finale, tramposa para algunos pero muy sintomática de la culpabilidad (y los cadáveres) a la que Walter White tendrá que hacer frente.


3.13. Full measure – Gilligan


Pocas veces ha estado Breaking Bad tan acertada en el qué y en el cómo como en Full measure, la season finale de la tercera temporada. Por capítulos como éste se ha coronado la ficción como una pionera de la nueva televisión; donde muchas otras series han hablado, ella actúa. Vince Gilligan firmó un sobresaliente desenlace 'doble' (Full measure dialoga a la perfección con su episodio previo, Half measures) para la entrega más redonda hasta el momento. Antes de ser asesinado por los hombres de Gus Fring, en un climático final, Walt llama a Jesse con la excusa de entregarlo y le ordena asesinar a Gale, el aprendiz de cocinero que le sustituiría como 'señor del cristal'. ¿Habría sido capaz el protagonista de entregar a Jesse si no fuera la clave de su supervivencia? ¿Hasta dónde llegan las medidas desesperadas de Walter White? ¿Dónde acaba la lucha por la vida y empieza Heisenberg? Una escena adrenalítica cargada de incertidumbres morales que consagra una constante, la bipolar debilidad de Walter hacia Jesse.


4.11. Crawl Space – Gilligan/Mastras/Winant

 

La escena más sobrecogedora de Breaking Bad, de una planificación certera y perfecta. Walt llega a casa dispuesto a huir de los esbirros de Fring junto a su familia y descubre que Skyler ha gastado parte de su dinero en el affaire Beneke. Marie llama desconsolada para avisar a su hermana de que el cartel está de nuevo detrás de Hank. Comienza la cuenta atrás; Gus Fring debe morir. Coincidirá todo el mundo en que la cuarta temporada de Breaking Bad es la que se toma más tiempo para poner las cartas sobre la mesa, pero la recta final de infarto no tiene nada que envidiar a la que hemos comentado anteriormente. La entrega tiene dos escenas que pasarán directamente a la historia de la televisión: "I am the danger", de Cornered, y la muerte de Gus Fring, en Face Off. ¿Puede alguna de ellas con la perturbadora ida de olla de Scott Winant, director de Crawl Space? Nosotros decimos que no. Una de las escenas mejor ejecutadas de Breaking Bad.


5.7. Say my name – Gilligan/Schnauz


Un cadáver más en el armario. Un peldaño más en el descenso de White a los infiernos. Por si todavía no éramos conscientes de la conversión final del protagonista después de que envenenara a un niño para camuflar su golpe de estado o respaldara el asesinato de otro para mantener su imperio, Heisenberg da a Mike el golpe de gracia en Say my name. La primera parte de la quinta temporada de Breaking Bad fue más una reflexión sobre la victoria o la derrota de Walter White antes de la explosión final de los últimos episodios, pero no nos quitó el 'placer' de otra muerte a sangre fría en un precioso plano final (previa al asesinato de sus diez hombres en la season premiere del otro día. ¡Menudo salto cualitativo!). Los episodios de 2012 fueron también un triste ajuste de cuentas familiar; Walt rompe simbólicamente los lazos con Skyler y Jesse antes de coronarse como el rey del crimen. Desolador prólogo para un desolador final.

2 comentarios:

  1. Buena selección, Víctor! De todas ellas me quedo con la muerte de Mike. Me sobrecogió mucho. Es, quizás, la última escena donde se ve a un Heisenberg impulsivo. Ahora, al emperador de la droga ya no le tiembla el pulso ni se sorprende ante lo que puede llegar a hacer. Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Cecilia! Lo cierto es que he dejado varias que me gustaron mucho, sobre todo de la quinta temporada (la cena Skyler-Jesse-Walt o cuando Skyler le dice a Walt que espera que el cáncer le consuma pronto; me dejó helado). Mi preferida es la que he puesto de la cuarta temporada; es el capítulo previo al gran estallido, pero está tan bien planificada que me dejó con los pelos de punta.

    Muchas gracias por el comment!

    ResponderEliminar